El médico general está orientado a la atención integral y continuada de las personas.

Medicina general

El médico general, se entiende como un profesional entrenado y orientado hacia aquello que, precisamente, las especialidades no pueden ni deben hacer, es decir, la atención integral y continuada de las personas. Es un generalista en tanto que atiende, al contrario que los especialistas, a toda persona sin limitación de edad, sexo y/o enfermedad, de forma integral y continuada

La responsabilidad del médico de familia se extiende a la asistencia de enfermedades agudas y crónicas. Igualmente, ante problemas más graves y cuando lo juzgue oportuno, el médico de familia coordinará la colaboración con otros especialistas.

Los pacientes que acuden al médico de familia no presentan habitualmente problemas físicos o psicológicos puros, sino que generalmente muestran una compleja mezcla de factores físicos, psicológicos y sociales. Tener en cuenta esta influencia puede llegar a ser clave para detectar y manejar correctamente una mayoría de pacientes. La atención del individuo como un ser biopsicosocial tiene en el médico de familia un experto, capaz de integrar las dimensiones psicológicas y sociales junto a las puramente orgánicas. Tiene que contar con cualidades humanas que lo hagan digno de confianza en la relación personal.

El médico de familia tiene un compromiso con la salud de las personas, ya antes de que se encuentren enfermas en forma de promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. Al médico de familia le corresponde una función educadora del paciente, promover la modificación de estilos de vida que supongan un riesgo para la salud.

El triángulo formado por el individuo, la familia y el médico constituye la base de la medicina familiar.

La familia constituye, en su lado positivo, un recurso fundamental en el mantenimiento de la salud de sus componentes. Pero también, en su aspecto negativo, puede ser generadora de enfermedad y perpetuadora de síntomas, hábitos de vida inadecuados y conductas de salud erróneas. La familia, en su ciclo vital, se encuentra periódicamente sometida a crisis. De cómo resuelva la familia estos eventos dependerá su estabilidad y comportamiento futuros.

El médico de familia está en una posición privilegiada para detectar e intervenir ante problemas familiares ocasionados o no por la enfermedad. Identificará, asesorará y apoyará a aquellas personas que explícita o implícitamente sean designadas en la familia como «cuidadores principales», ya que constituyen el principal recurso de la misma ante los problemas de salud.